Los Montes de Valsaín (El Medio Natural)

Geología

La Sierra de Guadarrama, en la que se ubican los Montes de Valsaín, está formada por materiales rígidos granitos y gneises, que se quebraron siguiendo una serie de líneas de fractura. A consecuencia de eelo unos bloques quedaron hundidos, formando las fosas, y otros quedaron levantados formando los macizos montañosos.

Agua y paisaje

Actualmente, las precipitaciones anuales oscilan entre los 885 y 1.170mm anuales. En las cumbres, a menudo son en forma de nieve.

Los Montes de Valsaín son atravesados por tres ríos, el Eresma, el Acebeda y el Peces, todos ellos tributarios del Duero.

El rio Eresma, el más importante de todos, se alimenta en su cabecera de una serie de arroyos que descienden por las laderas del macizo de Siete Picos (Minguete y Telégrafo son los principales) y del arroyo del Puerto, que desciende desde Cotos.
El Acebeda, por su parte, se origina a partir de las aguas de los arroyos que descienden por las faldas del Montón de trigo y La Pinareja.
En el borde occidental del Monte Pinar se incluye una pequeña porción de la cabecera del río Peces.

Se pueden distinguir tres tipos de unidades paisajísticas que definen la fisonomía de estos montes; la sierra, los valles y las rampas. La organización del paisaje está dominada por la altitud que abarca desde los 1.100 m en las cotas más bajas (La Granja), hasta los 2.125 metros de las cumbres (Siete Picos). El paisaje y la vegetación se modifican según cambia la altitud, la orientación, los vientos dominantes, el suelo, nieve, agua…. aunque no hay que olvdar al hombre, quien tambieén ha modificado el paisaje con sus actividades forestales y ganaderas.

El paisaje actual es el producto de fenómenos naturales y de la intervención humana.

Parajes singulares

El inmenso monte del pinar Valsaín está abierto para el disfrute de todos; la aventura diaria de intentar descubrirlo está siempre inacabada; las rutas posibles son infinitas.
Todo el monte es una permanente sorpresa de collados, arroyos, miradores y rincones llenos de encanto.

En el monte, los parajes singulares son numerosos y, aunque lo apasionante es descubrirlos por uno mismo, indicaremos los más concurridos:
La Boca del asno, El Vado de la Reina, La Silla del Rey, Peñalara, Siete Picos, La Sauca, Las Calderas, El Chorro, Peñas Buitreras, La Cueva del monje, Fuente Infantes, la Calzada Romana de la Fuenfría, el Convento de Casaras..

Vegetación

La vegetación se compone mayoritariamente de pinar silvestre, que va cediendo espacio al roble rebollo en las áreas de menor altitud. En las zonas maás bajas podemos encontrar encinas y en las orillas de los ríos algunos bosques de galería.
Dispersos por el monte podemos encontrar acebo, tejo, álamo temblón, quindo, fresno y arce.

Los arbustos más habituales son el piorno, el enebro rastrero, el javino, el brezo, la retama, la estepa y el cambroño.
Existen catalogados hasta un total de 800 especies de plantas herbáceas, sin olvidar la extraordinaria variedad de plantas aromáticas y la singular riqueza micológica: níscalo y boletus edilus, principalmente.

Se pueden encontrar además múltiples especies de musgos, líquenes y hongos.

Fauna

La existencia de más de cien especies de aves nidificantes, motivó su declaración en 1987 como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y su inclusión en la Red Natura 2000 de espacios protegidos de Europa.

Destaca el Águila imperial (Aquila adalberti), el Buitre negro (Aegypus monachus) con una abundante colonia, el dormidero de leonado (Gyps fulvus), diferentes especies de águila, los picos (Dendrocopos major y D. minor), chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax).
Existen 10 especies consideradas como amenazadas y 18 vulnerables.

Entre los mamíferos hay 4 especies consideradas como vulnerables y una amenazada. Destacan la nutria (Lutra lutra), corzo (Capreolus capreolus), jabalí (Sus scrofa), zorro y 15 diferentes especies de murciélagos. Son endémicos Myotis blithi nathalinae, Sorex araneus granarius, Talpa caeca occidentalis y Pitynus lusitanicus depessus.

En el río Eresma y sus arroyos abunda la codiciada (Salmo trutta) y entre los anfibios y reptiles, con 29 especies, el lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi), la lagartija serrana (Lacerta monticola), la víbora hocicuda (Vipera latastei), la salamandra (Salamandra salamandra bejarae) y la rana ibérica (Rana iberica).

Entre los invertebrados, viven en estos montes 54 especies endémicas. El número de insectos se aproxima a las 400 especies, destacando el ciervo volante y los Lepidópteros Graellsia isabelae, Parnassius apollo, Heptidia sinapsis y Bolosia silene castellana.

No se admiten más comentarios